Crónica del #UOCmeet: ¿Por qué votamos poco electrónicamente?

| Sin comentarios

Vídeo del UOCmeet celebrado el jueves 10 de diciembre de 2015

CRÓNICA #UOCMEET SOBRE EL VOTO ELECTRÓNICO:

Empieza el UOCmeet  dedicado al voto electrónico con ISMAEL PEÑA-LÓPEZ (@ictologist), profesor de Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, investigador del Internet Interdisciplinary Institute y del eLearn Centre UOC, planteando una serie de preguntas sobre el voto electrónico. El primer ponente es el vicepresidente senior de Investigación y gerente de Seguridad en Scytl, JORDI PUIGGALÍ, que destaca la importancia de  gestionar la seguridad con el voto electrónicogarantizando la privacidad y la integridad de los votos. Propone que también se implementen mecanismos para romper la correlación del orden de los votos electrónicos de como se han emitido antes de descifrarlos, y que en el desciframiento intervenga más de un miembro de la mesa electoral. Puiggalí considera que se puede mejorar el voto postal utilizando mecanismos electrónicos. El siguiente ponente es JOSEP MARIA RENIU (@jmreniu), politólogo especializado en procesos electorales, jefe de estudios de Ciencia Política y de la Administración (UB) y miembro del CATN, que apunta las nuevas tecnologías como una herramienta más que demanda unos requisitos específicos y medidas adicionales a la práctica tradicional. Según Reniu el voto electrónico tiene que introducirse de forma gradual y creciente, y tiene que aportar un valor social y político añadido. No se ha demostrado que el cambio de canal incremente la participación, pero permite la mejora para determinados colectivos. También puede contribuir a la reducción del fraude electoral. Hasta ahora el voto electrónico tiene demasiados puntos débiles aunque son solucionables. La última intervención corresponde a MIQUEL BUCH (@MiquelBuch), alcalde de Premià de Mar y presidente de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas, y del Consejo de Gobiernos Locales de Cataluña, que explica la experiencia del voto participativo que tienen hace un año en Premià de Mar, sobre la expropiación de Can Sanpere. Después de ir a Suiza para ver como funciona un referèndum, deciden que el voto sea presencial, con nueve días de votación y una urna falcada en la pared con webcam. El resultado es una mecánica sencilla y rápida. La consulta tiene poca participación, gana claramente el sí y hay un 0,6% más de participación con el voto presencial.

Deja un comentario

Los campos obligatorios estan marcados con *.